NO SILENCIEMOS A LAS MUJERES PRIVADAS DE SU LIBERTAD

Porqúe cada vez nos cuesta más hablar de las mujeres dentro de los centros de exterminio, cuando sabemos que es una parte muy elevada de la población penitenciaria más elevada.

Families de Presos a Catalunya, no queremos silenciar a las mujeres que estan sufriendo su privación a la libertad, en condiciones más pésimas que los hombres presos.

No es una aproximación teórica sin más para ver qué está pasando en las prisiones, con las compañeras ahí dentro. El compromiso de un feminismo radical que se enfrenta al actual sistema de dominación patriarcal nos conmina a entrar en los territorios de la solidaridad activa con la presa. Únicamente existen SEIS prisiones para mujeres de los 69 centros penitenciarios.

– BRIEVA- Àvila

– ALCALÁ MECO – Madrid

– ZUERA – Zaragoza – ALCALÁ DE GUADEIRA – Sevilla

– WAD-RAS – Barcelona

El resto, son módulos en prisones de hombre.

– CAN BRIANS I – Barcelona

– MAS ENRIC – Tarragona

– PUIG DE LES BASES – Girona

– … hasta 41 Centro pinitenciario.

No existen plazas para mujeres en 10 provincias de todo el territorio nacional. (Bilbao, Burgos, Palencia, Segovia, Cuenca, Toledo, Ciudad Real, Ibiza y Menorca.)

Las mujeres cumplen condena más lejos de su lugar de origen o residencia habitual.

Las mujeres cumplen sus condenas en centros penitenciarios pensados y diseñados para hombres, ocupando espacios segregados y peor dotados.

Las mujeres disponen de menos recursos, oportunidades y prestaciones que los hombres en orden al cumplimiento de sus condenas.

El principio de la separación interna ( por módulos, dependiendo de sus características ) no se respeta respecto a las internas.

Las mujeres, son tratadas como mujeres secundarizadas y inferiorizadas. Son tratadas como pobres, o como marginadas o marginales, o como extranjeras, o como «terroristas». La discriminación sexista recorre una vez más sus historias: desde las sentencias, hasta el tratamiento en los centros de prisión, tienen desviaciones de género.

El trastorno de estrés postraumático que sufren las mujeres maltratadas dentro de los centros de exterminio conlleva depresiones, drogopendencias, autolesiones, agresividad, sobremedicación.

En el camino falso de la reinserción de las mujeres siguen sus estrategias de supervivencia. Incluso muchas de ellas se hacen madres dentro de los muros. Y viven una maternidad, complicada y específica.

Cerca de doscientos bebés de hasta tres años de edad viven en las cárceles españolas con sus madres reclusas.

En las cárceles de mujeres que alberguan a los hijos de las presas debe existir un módulo específico. Además, las presas en tercer grado deberian tener consigo a sus hijos/as, que puedan continuar el cumplimiento de la condena en unos pisos tutelados.

En lo que respecta al régimen penitenciario no se prevé un régimen de vida acorde con las necesidades de los bebés y sus madres. Algunos ejemplos de esta inadecuación son los siguientes: los conocidos «chapaos» en las celdas y los recuentos se realizan de la misma forma que en los otros módulos y el horario de los bebés está condicionado a esta rutina.

BEBÉS EN PRISION: Aunque las mujeres presas pueden tener sus criaturas menores de 3 años con ellas en prisión consideran que habrían de crearse servicios en el exterior con el fin de proteger el interés del menor tales como: conceder más permisos y régimen abierto a las madres, proporcionar ayudas a la familia para el cuidado de los niños, existencia de guarderías y escuelas en prisión, un lugar especial de visitas y centros o unidades especiales para madres.

14/05/2020 Coronavirus.- Los hijos de mujeres presas en Wad-Ras (Barcelona) pueden pasear desde esta semana. Los hijos de las mujeres presas en la cárcel de Wad-Ras, en Barcelona, pueden salir a pasear una hora al día desde el martes acompañados de un trabajador de la prisión si la madre lo autoriza. POLITICA CATALUÑA ESPAÑA EUROPA BARCELONA SOCIEDAD DEPARTAMENT DE JUSTÍCIA

En lo que respecta al régimen penitenciario no se prevé un régimen de vida acorde con las necesidades de los bebés y sus madres. Algunos ejemplos de esta inadecuación son los siguientes:

  • los conocidos «chapaos» en las celdas y los recuentos se realizan de la misma forma que en los otros módulos y el horario de los bebés está condicionado a esta rutina,
  • los cacheos personales y los registros de las celdas se efectúan delante de los menores,
  • las luces se apagan de modo automático a las once de la noche y hasta las siete de la mañana no se vuelven a encender; esto supone un trastorno para las madres que cada dos o tres horas han de levantarse a preparar el biberón o atender al bebé,
  • las madres tienen muy restringido (en algunos centros, incluso vetado) el acceso a las actividades, pues deben permanecer en el módulo siempre con sus hijos, a pesar de haber manifestado que desearían hacer turnos entre ellas para poder acudir a alguna actividad. Dos premisas deberían destacar en el tratamiento institucional de esta problemática:
  • la importancia de la relación materno-filial, tanto para las mujeres reclusas como para sus hijos e hijas y el derecho que ambos tienen a llevar una vida familiar en un entorno normalizado,
  • la separación absoluta entre la condición de reclusa de la mujer y sus necesidades y responsabilidades como madres; en general, en la cárcel lo que prima es la condición de reclusa de de la madre, la seguridad, la vigilancia, frente al bienestar del menor.

El encarcelamiento por tiempo prolongado conlleva trastornos psicológicos de primer orden. Las mujeres que cumplen largas condenas sufren un proceso (que en internados de más de diez años se considera irreversible) de desadaptación social y desidentificación personal, a partir del cual las presas entran en un proceso de prisionización o socialización en la subcultura carcelaria.

Las mujeres presas, ponen de manifiesto las siguientes consideraciones:

la demanda más expresada por las presas es la de atención, información y comunicación, cuya carencia se sufre especialmente en los días del ingreso,

para las extranjeras, el principal problema es la imposibilidad de obtener en la cárcel un trabajo que les reporte un salario digno, ya que estas reclusas deben satisfacerse ellas mismas las necesidades que a las españolas les cubre generalmente la familia,

el tiempo en prisión lo perciben como tiempo perdido, transcurrido en un «no lugar», por eso se afanan en hacer cursillos, formación, talleres, actividades que sirven para dejar marcas en el tiempo, obteniendo logros por pequeños que sean,

las reclusas más jóvenes expresan una demanda de mayor actividad física y deportiva,

en cuanto a la escuela, las reclusas coinciden en señalar que es demasiado formalista, demasiado parecida a la que se ofrece a los niños pequeños,

la crítica principal hacia los talleres que se les ofrecen es que son poco adecuados a la oferta laboral del exterior, los más extendidos son los de bordados y costura,

las reclusas afirman que la principal causa de conflictividad de las cárceles es la toxicomanía,

una de las quejas mayoritarias es la falta de intimidad: la cárcel no es ni un lugar familiar, ni un lugar público, ni un lugar íntimo,

las principales demandas materiales son las relacionadas con la deficiente alimentación y atención sanitaria, especialmente criticada esta última en las unidades de madres.

Nosotras, desde el afuera también queremos contestar y mostrar nuestra solidaridad. Las carceles no están hechas para redimir los cuerpos de las mujeres, sino para doblegarlos. Y aquí también sabemos mucho de cuerpos sacrificados e impuestos. Tratamos, entonces de conectar y de tender puentes entre nosotras, que también estamos en muchas cárceles y nosotras encarceladas.

El sistema penitenciario está diseñado para los hombres porque son mayoría: 92,48%. Las mujeres representan solo un 7,52% de la población reclusa. No hay espacio para ser mujer en las cárceles”.

ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!!!

familiesdepresosacatalunya@gmail.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Create your website at WordPress.com
Per començar
%d bloggers like this: